Chale…

Hoy fui a ver desfilar a mi hermano (que va en la secundaria); hace algunos ayeres que no iba a ver el desfile local en Cuautitlan Izcalli y hoy me parecio casi increible que durara tan poco. Recuerdo que en mis epocas de niño (uuuh!) empezaba todo el show alrededor de las 9 de la mañana y terminaba como a las 2 o a las 3 de la tarde, participaban muchas escuelas (publicas y privadas) y algunas se esmeraban por captar la atencion (las particulares principalmente); hoy empezo como a eso de las 10 (talvez un poco antes) y a las 11 y fraccion y ya no habia nada, solo el oxxo que hizo su agosto con el cafe, y lamentablemente los que atendian se parecian mucho a la maquina que despachaba el capuchino (ruidosos, lentos y poco eficientes).

Parece que abusamos del simbolismo de los eventos que atañen a la famosa “identidad nacional”: cruzando la delgada linea que nos vuelca del ser patriotas, a meros “patrioteros” =(.  Con esto no quiero justificar mi falta de adiccion a las causas nacionales o mi falta de emocion en las fechas “patrioteras” pero, por eso mismo no quiero irme con la finta de que todo “lo que hace Mexico” esta bien hecho (ejemplo: yo, jejejeje). Ya en serio, parece que tomar los simbolos patrios se ha vuelto un mero mecanismo de convocatoria sin fondo y sin sentido, y algunos nos vamos con la finta de que si decimos es por Mexico, no importa lo que sea, ES POR MEXICO. Parece buena justificacion, pero precisamente aqui entra la pregunta:  ¿justificacion para que?  aceptamos la etiqueta de la “nacionalidad” sin medir consecuencias.

Pero bueno, parece que el incipido desfile Izcallense me plantea dos preguntas: ¿Realmente se necesita desfile? (a cualquier escala, no solamente izcallense), y mejor aun ¿Nos hemos vuelto “patrioteros”? (si, de esos que solo son “mexicanisimos” cuando es el 16 de sept, 20 de nov, y cuando juega la seleccion, olimpiadas y cosas parecidas, y que cuando ganan dicen “ganamos” y cuando pierden dicen “perdieron”), las preguntas, sencillas o no, son de aquellas “de las que no se puede escapar” (segun Socrates), asi que puede (y lo mas seguro es que asi sea) que terminen en sofisma las propias respuestas (que mal). En via de mientras, he de confesar que yo siento que debemos “re-encontrar” nuestros simbolos patrios, que hemos desgastado en la forma hasta la nusea, “reconciliarnos” con el significado de “nacionalidad”. Pero creo, tristemente, que en el proceso hara falta que nos “partamos la madre bien sabroso”…

En fin, ¿patriota o patriotero?, esa es la pregunta del mes.

Cambio y fuera…

Anuncios